LUNES - VIERNES 09:00-20:00
TEL: +34 928 29 14 83
INFO@RETINACANARIAS.COM
C/LEÓN Y CASTILLO 75 - BAJO

Retinopatía diabética

¿Qué es?

La retinopatía diabética es la afectación ocular de la diabetes debido al daño de los vasos sanguíneos. Hay diferentes grados de retinopatía diabética, en estadios iniciales puede ser asintomática, sólo vemos pequeños microaneurismas en la red vascular.

El daño vascular causa un aumento de permeabilidad que produce fuga de fluido, sangre pudiendo producir edema macular, que es el acúmulo de líquido en las capas del centro de máxima visión y produciendo pérdida de visión. La progresión de la enfermedad puede causar que se produzcan extensa áreas de isquemia o  zonas donde existe una deficiencia de oxígeno.

Esas zonas generaran unas “señales” para que crezcan nuevos vasos o neovasos. Cuando ya tenemos neovasos nos encontramos ante el estadio proliferativo de la enfermedad.

Estos neovasos se rompen, sangran produciendo hemovítreo,  pueden traccionar la retina produciendo un desprendimiento de retina o crecer hacia la parte de delante del ojo produciendo glaucoma neovascular.

¿Cómo se trata?

En estadios iniciales, en los que la visión aún no está afectada debemos mantener un estricto control metabólico.

Es primordial conseguir un buen control de la diabetes para ralentizar la progresión.
El edema macular puede tratarse con fármacos intravítreos como los antiangiogénicos o corticoides de liberación retardada.

Otra herramienta de la que disponemos es el láser de retina. El láser quema las zonas dañadas de l retina previniendo complicaciones posteriores. Todavía es la principal herramienta para la retinopatía diabética proliferativa, en la que realizamos una panfotocagulación (respetando la zona central), intentando frenar la progresión de la neovascularización.

En casos muy avanzados o ante hemovítreos que no resuelven tenemos que recurrir a la cirugía de vítreorretina.

Pedir cita